CARRERA GARGANTA DE LOS INFIERNOS

II CARRERA DE MONTAÑA GARGANTA DE LOS INFIERNOS
JERTE (CACERES) 21-04-2012, 17:00 HORAS.


Continuando con el año corredor, me inscribo, a pesar de que los dolores de piernas persisten, en mi segunda carrera de montaña y a la II CARRERA DE MONTAÑA GARGANTA DE LOS INFIERNOS en la localidad extremeña del Jerte.

          La prueba cuesta con salida y llegada en la localidad del Jerte con una distancia de 17,5 km y un desnivel de 613 metros tanto positivos como negativos. La carrera se inicia cuando el reloj de la plaza de la localidad da las 5 de la tarde (hora taurina, supongo que por lo de lidiar con las subidas con las que nos íbamos a enfrentar) con 192 corredores, saliendo prácticamente el último.


        Las sensaciones son buenas al principio y más aún contando con los  ánimos que te transmiten la gente de la entrañable localidad del Jerte; lugar que abandonamos enseguida para iniciar la subida por el paraje de Los Sotos pasando por la Fuente de Las Latas donde el camino se estrecha en un falso llano y, nuevamente hacia arriba.


      Tras el pequeño descanso, a la altura de la fuente de Jarandilla la subida cuenta con  una dureza de hasta un 20 % de desnivel, lo que hace que el sendero se suba andando y de uno en uno, hasta coronar el collado de las Losas, donde se reponen fuerzas.


Se inicia una bajada por pistas y por un bonito sendero hasta el Refugio de los Pescadores, un paraje de espectacular belleza que a pesar de la prueba tienes tiempo y fuerza aún de admirar. Tras pasar un pequeño puente, subida a la Casa de la Luz, donde se inicia un sendero técnico paralelo al rio con bajada a los Pilones; a la llegada a éstos es donde mis rodillas se resienten en los escalones hechos en la roca y donde me descuelgo del grupo con el que había venido con muy buenas sensaciones.


Al pasar el puente sobre los pilones tome un avituallamiento consistente en dos pequeños trozos de plátano y vaso de bebida isotónica e inicio una fuerte subida por la vieja calzada de unos 300 metros, para desviarnos nuevamente por un sendero precioso a orillas del rio con unas vistas espectaculares hacia la cascada del Mirador de la Chorerra de la Virgen. Durante el sendero me encuentro muy pesado, siento mis piernas  como dos losas que cuesta gran esfuerzo levantar,  con molestias en las rodillas. Continúo corriendo porque las opciones de retirada son peores y el paisaje y la belleza de la prueba te invita a continuar; inicio una nueva subida por una pista forestal y las fuerzas me flaquean, en esta subida me pasa mi amigo José y me alcanza mi tocayo Jesús Dominguez, con quién hago el resto de la carrera.


A partir de este momento, prácticamente la carrera la hacemos en solitario, para llegar al sendero de los Tres Cerros, donde nuevamente volvemos a subirlo andando por su dureza y en mi situación, más no podía pedir. Al final de la subida, nueva bajada hasta enlazar con la pista de subida, calleja de cemento para pasar nuevamente el puente  para llegar a la plaza por la calleja de los Bueyes. El puente sobre el Jerte estaba lleno de gente del pueblo entre las que se encontraba Susana y Lara que me transmitieron un poco de energía para llegar a la calleja de los Bueyes y de ahí a la plaza para entrar en meta junto con mi amigo Chuchi, doloridos pero felices.


La prueba se me ha hecho muy dura, además de las piernas, la diabetes me ha influido mucho por el horario de la prueba, y he notado esa falta de fuerzas y de energía durante el final. A pesar de todo, el correr por esas montañas, con picos de dos mil metros a tu alrededor, con gargantas como la de los infiernos, unos tonos verdes preciosos, el olor a escoba, el ruido de tus zapatillas sobre el sendero, el sonido del rio que te acompaña en la garganta, los puentes sobre el rio, el calor y hospitalidad extremeña han dejado una huella que perdurará en mi memoria durante toda mi existencia Estos olores, sensaciones y sonidos te hacen olvidar los otros momentos de sufrimiento de la prueba y que la hacen un reto para el año que viene, donde espero que mis piernas hayan superado las lesiones del último año. Gracias al pueblo del Jerte por su hospitalidad durante la prueba y nuestra estancia allí y al pueblo de Hervas donde pernoctamos también por su amabilidad y simpatía. Es curioso que durante la prueba me asaltó el recuerdo de la lectura del libro de mis tiempos de corredor, cuando era estudiante en el Fray Diego Tadeo de Ciudad Rodrigo, “La Soledad del Corredor de Fondo”. Aunque en la prueba participas con compañeros de fatiga, durante algún momento te encuentras corriendo en perfecto silencio, donde a tu mente acuden recuerdos por el olor que va desprendiendo el campo, cada olor y cada aroma por el que pasas, te transporta a un momento anterior de tu existencia. Todo este cúmulo de sensaciones son las que deben generar esa afición a la carrera a pesar de la dureza y que el que no la ha practicado no lo comprende.-
Tiempo de la prueba 1:47:00, posición 94 de la general y 14 de mi categoría.
Como conclusión una nueva bonita y repetible experiencia.
Jesús San Matías

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEPTIMA ETAPA DE LA BICIGRINACION A SANTIAGO

22-03-2015 -MARATONA DI ROMA

21-06-2014 I KM VERTICAL "LAS HURDES" TROFEO "CASA DE LA MIEL TÍO PICHO"